MACABRO XVI

Agosto 2017. Llega la cita anual en la que Macabro se posesionará de la Ciudad de México durante once días del verano capitalino. Con actividades alternas durante todo el mes de agosto, invadirá la ciudad con una celebración del cine de horror que involucra al público especializado y cinéfilo, medios de comunicación, industria, sesiones de preguntas y respuestas con invitados nacionales e internacionales, clases magistrales, talleres, música, retrospectivas, homenajes, fiestas, presentaciones de libros; posesiones, exorcismos y futuros distópicos en ciclos que recuperan películas clásicas y de culto.

Macabro se ha distinguido por su capacidad de adaptación a los nuevos retos y necesidades que el paso del tiempo ha marcado, sin olvidar el objetivo fundamental: realizar un festival divertido, creador de nuevos públicos, a través de una experiencia cinematográfica inolvidable en salas y ahora en pantallas virtuales, a través de la alianza con la primera plataforma de streaming, especializada en cine de terror en Latinoamérica: PURGA.

La experiencia macabra de este año presentará lo más reciente del cine contemporáneo de horror nacional e internacional. Sobresalen el regreso del director Tyler MacIntyre con su más reciente película Tragedy Girls, un divertido homenaje al cine slasher ochentero; la brasileña Mal Nosso, una mezcla de subgéneros que van del torture porn a la posesión satánica; así como la coproducción Francia-Estonia-Laos, Querida Hermana, melodrama sobrenatural que gira en torno a los trágicos y terroríficos cambios de fortuna; además, las extremas Meatball Machine Kodoku de Yoshihiro Nishimura y la antología homenaje a los legendarios monstruos japoneses: Tetsudon Kaiju Dream Match.

Macabro XVI rendirá un reconocimiento al cineasta mexicano Alfredo Gurrola y a la serie de culto Hora Marcada, con la exhibición de cuatro capítulos dirigidos por el propio director. Además, el actor Ken Foree regresa al festival, después de 7 años de su primera visita, para presentar una breve retrospectiva y una master class de su trabajo, que será coronada con la exhibición del clásico zombi, Dawn of the Dead, la cual servirá como un inesperado homenaje al recién fallecido maestro, George A. Romero.

Entre los invitados de este año, contaremos con la presencia de las directoras Tinni Tüllman, (Freddy Eddy), Monica Demes (Lilith’s awakening), así como el brasileño Renné Franca, el norteamericano Bill Watterson y los mexicanos Giancarlo Ruiz, Henry Bedwell, César García y Ulises Guzmán; los escritores James Nuño, José Noé Mercado, Omar Delgado e Iván Farías, y los músicos El Muertho de Tijuana, Blazko Scaniglia y Los Frankys.

Finalmente, no podemos dejar de mencionar la segunda colaboración entre Macabro y el archivo Permanencia Voluntaria, para la exhibición de la película Santo en la venganza de la momia, en el marco del centenario del natalicio de El Enmascarado de Plata, en función a la grindhouse en gloriosos 35 mm.

La fiesta está preparada. Bienvenidos al aquelarre anual de Macabro.

Edna Campos Tenorio.
Directora y Fundadora Macabro:
Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México

MACABRO Y LA REINTERPRETACIÓN DEL CINE DE HORROR

Macabro ha rebasado ya quince años de ser el primer festival de cine a nivel local en revalorar, reconocer, sacar de su marginalidad y darle el lugar que merece al género de horror. De aquella función histórica en el ahora desaparecido Cine Francia la cual logró convocar a iniciados en la materia, freaks, coleccionistas de rarezas y uno que otro curioso, quienes atestiguaron con gozo y azoro esa psicotronía de origen canadiense llamada Jesucristo Cazador de Vampiros (de Lee Gordon Demarbre) en la primera edición, a presenciar las visitas de auténticas leyendas como Nick Zedd, Luigi Cozzi, Lamberto Bava o Stuart Gordon en salas completamente llenas de Cineteca Nacional, existe un gran tramo recorrido. Y en el camino, lo mismo han habido retrospectivas hasta hace no mucho inéditas de autores como Jan Švankmajer, Shinya Tsukamoto o Herschell Gordon Lewis; que los nacimientos de cintas que a la postre se volvieron relevantes en la aún incipiente escena nacional como Alucardos: Retrato de un Vampiro, México Bárbaro o Devastación; eso sin olvidar que fue en el marco de este festival donde, después de décadas de espera y toda clase de especulaciones alrededor, se exhibió uno de los últimos mitos cinéfagos por revelar: El Vampiro y el Sexo.

Macabro pues ha dejado en claro durante este tiempo, que la cultura del horror no necesariamente debe de ser una moda pasajera, que existe un público cautivo (cada vez más joven, por cierto), que el género también puede tener sus cualidades artísticas/estéticas a resaltar y que las películas que se inscriben en este tienen la capacidad de hablar acerca del mundo en que fueron concebidas.

Empero, en vísperas de comenzar un nuevo año de actividades, ¿cuál es el papel que juega hoy día el proyecto creado y encabezado por Edna Campos Tenorio tomando en cuenta nuestro particular contexto de consumo fílmico, en el cual los eventos afines se han venido multiplicando rápidamente y sin concierto alguno, en donde -aparentemente- ya cualquier cosa se consigue y desecha a placer gracias a la tecnología, y en el que diera la impresión que ya no basta con tener una esmerada programación para conseguir nuevos adeptos?

Más allá de presentar las tendencias que están redefiniendo constantemente al género a la par de revisitar clásicos indiscutibles (en esta ocasión por citar un ejemplo le tocará el turno a Posesión de Andrzej Żuławski sirviendo de paso como homenaje póstumo); quien escribe estas palabras cree que es el demostrar que, sin alardes presupuestales ni parafernalia inútil, es posible hacer en la Ciudad de México un proyecto con una identidad totalmente definida, una línea editorial congruente, un interés por los espacios que va utilizando y que no se conforma con la simple continuidad sino que apuesta por su evolución lógica. Así, después de su aniversario significativo, Macabro inicia simbólicamente un nuevo ciclo, mirando hacia el horizonte, claro, uno lleno de pesadillas, sangre y monstruos.

Por: Alberto Acuña Navarijo