Espíritus del 68

1968 fue un año que significó cambios y rupturas en el mundo, la sociedad y la política, del verano del amor a las protestas estudiantiles, a 50 años aún reconocemos la fuerza de una época que dejó huella también en el cine. En el género de horror se produjeron grandes obras maestras que mostraron, por un lado, la fuerza de grandes autores como Fellini, Polanski o Bergman, expresando la versión más oscura del ser humano en obras de arte indiscutibles, y por otro, marcaron el nacimiento de un subgénero que mostró por primera vez al mundo al monstruo que encarna la despersonalización y masificación del ser humano de la manera más brutal: el zombi.

Ese mismo año nos encontramos que el mayor esplendor del cine B, pasa del zombi al cine de explotación con uno de los personajes del cine fantástico más emblemáticos: Barbarella y su intérprete Jane Fonda, cuya huella en la cultura popular occidental es palpable aún en nuestros días. En México aparecería una heroína de comic, con atribuciones similares a Barbarella, con menos impacto pero con mucha sensualidad, nuestra batichica: la Mujer Murciélago.

A 50 años de la primera exhibición de semejantes títulos, en Macabro no podíamos dejar pasar esta efeméride tan importante. Bienvenidos de regreso, los espíritus de 1968.

Películas