2019, Macabro llega a su mayoría de edad.

Este año Macabro Festival Internacional de Cine de Terror celebra dieciocho años de realización continua, un hecho que lleva, ineludiblemente, a la reflexión. Durante todo este tiempo el festival se ha realizado año con año con un espíritu inquebrantable de lucha por encontrar y consolidar los espacios y el crecimiento así como el reconocimiento tanto institucional como internacional que ahora lo ubican como uno de los festivales más respetados del circuito. Medios prestigiados -como la MovieMaker Magazine– lo incluyeron entre los 30 festivales de cine de género fantástico más esperados para este año.

Sin embargo, en este momento los cambios que suceden no solo en nuestro país sino en todo el mundo a nivel social, político, económico y cultural y que a veces parecen no favorecer la planeación del evento; en el flujo de información que cada vez es más rápido, el acceso a los contenidos audiovisuales que también son objeto de la demanda y el consumo con la misma urgencia. Estos cambios se presentan como fantasmas que se presentan amenazantes en tiempo oscuros y nos hacen cuestionarnos ¿por qué seguir haciendo un festival de cine?

Estos fantasmas ahora se revelan para mostrarnos por qué es y ha sido importante la experiencia que ofrece el Macabro: Ver a una banda de rock oscuro como “El Clan” musicalizando la versión de 1925 de El Fantasma de la ópera en un templo como el Teatro “Esperanza Iris”; presenciar la versión restaurada (gracias a  Viviana García Besné) de La llorona (1933), considerada la primera película de terror mexicana; tener en casa a uno de los más enigmáticos directores de cine latinoamericano de terror, Jairo Pinilla, padre del terror colombiano, presentando algunas de sus películas más representativas; presentar el cine punk, contestatario y artesanal del Colectivo “La Sarna”en una época de gran corrección política.

Así mismo, tenemos la posibilidad de ampliar nuestras actividades de formación a la creación de un seminario de cine de terror y el regreso a México de uno de los directores más queridos de Macabro – Jeremy Gardner -, que sin duda dejó huella en la gente que asistió a la inauguración del festival en 2013 cuando presentó su opera prima The Battery, y que este 2019 retorna de la mano de un monstruo que lo atormenta en Something Else, un tema que comparte con la enigmática película Rusalka o The Siren.  Finalmente, tener la oportunidad de hacer el preestreno de Midsommar, una de las cintas más esperadas de este año y esto solo por mencionar una parte de la vasta programación de este año.

Pensamos en la comunidad que ha dado vida a este festival conformada por los organizadores, equipo de trabajo, voluntarios, patrocinadores e instituciones; los colaboradores externos, invitados,  directores y directoras mexican@s que han llegado y han hecho del Macabro su “lugar para estar” –como llama el escritor Iván Farías al festival-; los amigos que se han hecho al amparo de los prostéticos y el látex de una película gore, los leales seguidores ahora miembros de la Sociedad Macabro y los que año con año oyen el llamado de la sangre con solo escuchar el nombre de Macabro para reunirse año con año y experimentar la sensación de vivir, reflexionar y gozar el miedo que provoca una película de terror.

Es por ello que aun cuando ni nosotros ni el mundo somos los del ya lejano año 2002, hacer un festival como Macabro sigue siendo un gran viaje al inframundo, el cual deseamos continuar por muchos años más.

¡Bienvenidos a la macabra celebración!

 

Edna Campos Tenorio

Directora y fundadora de Macabro FICH