Bajo el yugo de Paimon: El legado del diablo, la nueva sensación del horror.

Posteado por: Diario Macabro
08/06/2018

Por: Mario Valencia

Cada vez han sido más las producciones estadounidenses que han estremecido a la crítica y a los aficionados del horror. El detalle clave, es su desarrollo en entornos cotidianos, generar miedo a partir de situaciones contextualizadas en la realidad aunque envueltas en misticismo paranormal. Este es el caso de Hereditary (o El Legado del Diablo, como se titulará en México), debut cinematográfico del cineasta Ari Aster que se ha colocado en el gusto de la crítica mundial, nombrada de antemano “la película de horror del año”. Un título que de momento, le va bien merecido.

Sería imposible ahondar en la trama más allá de una pues las sorpresas se dan casi de inmediato. Annie Graham (Toni Colette), es una artista dedicada a fabricar miniaturas quien vive junto a su esposo (Gabriel Byrne), un hijo adolescente (Alex Wolff) y su hija Charlie, una niña que siempre ha mostrado un comportamiento errático a través de sus malignos dibujos y un tic de estrés… Que se volverá sinónimo de miedo. Tras la muerte de la madre de Annie, poco a poco se desenvolverá una intriga acerca del verdadero origen familiar de los Graham.

Como se mencionó al inicio, la clave para la inmersión total de este cine, es entender el espacio donde se desarrolla la trama. Esta distorsión al entorno del suburbio americano, es la perfecta analogía para hablar sobre el verdadero lado maligno que existe en una sociedad marcada por los prejuicios. Siempre habrá secretos y en Hereditary, jugará con la psique de sus personajes hasta revelar su raíz. En el aspecto técnico, hay un juego de iluminación que invita al espectador a prestar total atención a los detalles, pues cada uno es crucial, lleno de pistas que llevan al incómodo y perturbador clímax.

Es una experiencia de horror genuino, una oda supernatural que forma parte de esta tendencia poética en el cine de género que exponentes como The Witch o It Follows, han trabajado en los últimos años. Pero el movimiento más inteligente que Hereditary posee, es el giro digno de Hitchcock que transforma por completo la trama, mismo que han aprovechado desde el marketing.

Quizá el único punto bajo es la actuación de Colette, quien en ocasiones está demasiado elevada de tono, con resultados exagerados o poca variedad en sus reacciones. El resto del filme es un manojo de cualidades: gran diseño sonoro, actuaciones sobresalientes del par adolescente y una progresión emocional gracias a las relaciones entre cada miembro de los Graham que cuestionarán realmente su propia malicia.

Esta película es traída a las salas mexicanas este 8 de junio por Diamond Films. No dejen pasar la oportunidad de apreciar uno de las mejores óperas primas en los últimos años con este viaje a las entrañas de una macabra familia.

Comparte

| |

Instituciones

Instituciones

Patrocinadores

Patrocinadores

Medios

Establecimientos

Colaboradores

Colaboradores